Sanación akáshica

 

“LA SANACIÓN BIOENERGÉTICA con la LECTURA DE LOS REGISTROS AKÁSHICOS y LA CIRUGÍA ETÉRICA”

 

sanación con akashaA partir de la conexión de los registros akáshicos (memoria del alma y del cuerpo etérico) es factible visualizar el cuerpo etérico de forma que permite comprobar el equilibrio o desequilibrio físico, psíquico y anímico del paciente. Con la sanación bioenergética se efectúa un realineamiento de chacras y una sintonización con el Yo superior utilitzando la ENERGÍA CÓSMICA y la CIRUGÍA ETÉRICA. Ambas permiten limpiar el campo aúrico de aquellas energías densas (negativas) y que se instalan dentro o alrededor de los órganos físicos, chacras o aura. Esto hace que nuestra  energía vital se bloquee y se pueda manifestar en forma de enfermedad física o malestar psíquico. La cirugía etérica ejecuta una labor muy precisa (por ejemplo la limpieza de la vieja estructura del subconsciente) y libera la energía estancada permitiendo que la vitalidad pueda fluir de una manera libre y completa ayudando a reconectar al paciente (adulto o niño) con una frecuencia de vibración más elevada (facilitando su interrelación con la Tierra y su entorno cotidiano de forma más fluida).

Es útil aplicar la cirugía etérica para todo tipo de dolor emocional y físico ya que durante la sesión se instalan matrices energéticas en los órganos afectados, per ejemplo, para poner en marcha mecanismos de autocuración del propio paciente.

Qué son los REGISTROS AKÁSHICOS

sanacion akasha III

Desde tiempos remotos, son muchos los textos que se hacen eco de la existencia de un lugar donde toda nuestra memoria queda almacenada. Una especie de biblioteca que alberga no sólo nuestros pensamientos, acciones o vivencias, sino también la de todos los lugares y seres del planeta. Todo queda energéticamente grabado, como si fuera un banco de memoria cósmica, donde se hallan todas nuestras vidas pasadas, presentes y futuras. Un lugar al que podemos

acceder, repleto de información valiosísima para entender nuestro paso por esta vida. El término ‘Akasha’ procede del sánscrito y su traducción remite a ‘éter’, ‘espacio’, ‘sustancia’ o ‘quintaesencia’. En algunas tradiciones de la wicca, el akasha es una energía unificadora que se encuentra de modo inherente en cada criatura viviente del planeta, así como en los otros cuatro elementos (tierra, agua, aire y fuego) que componen el mundo natural tal y como lo conocemos. En este elemento es donde se hallarían grabados los llamados Registros, archivos o libros: una compilación de nuestra historia átmica. Desde su primer origen hasta su última vida. Un auténtico tesoro de historias que contendría también nuestra información kármica a lo largo del tiempo. Acceder a ese ‘libro’ o compilación personal nos ayuda a entender muchas cosas sobre nosotros mismos y a tomar las decisiones oportunas en cada momento. Y es que si todo es energía, tiene cierta lógica que esté grabado en algún lugar y pueda leerse.

Un poco de historia

sanación con akasha IIA lo largo de la historia, los citados Registros no han pasado desapercibidos para las principales culturas y tradiciones espirituales. La Biblia ya habla de un ‘Libro de la Vida’ donde están contenidas todas nuestras acciones. El judaismo también acepta su existencia. En la mitología hindú, se habla del dios Chitra Gupta. Al fallecer alguien, esta deidad era la encargada de recitartodas aquellas acciones en la vida de quien partía, acciones que se hallaban anotadas en un “libro”. El budismo también habla de ello denominándolo ‘memoria del Universo’.

Sin embargo, tenemos que esperar hasta el siglo XIX para ver un mayor interés en este tema gracias a la teosofía. Es entonces cuando la ocultista británica Annie Bésant (1847-1933) acuña el término Archivo akáshico y los Registros empiezan a cobrar la popularidad de la que gozarán en el siglo XX. En este siglo Edgar Cayce, famoso clarividente estadounidense, los da a conocer con sus lecturas que realizaba en un estado de duerme-vela y que a lo largo de su vida llegó a facilitar miles de lecturas que un asistente recopilaba, porque él no recordaba nada al despertar

Finalmente, la estadounidense Mary Parker establece un sistema de formación y acceso a los Registros, conocido ahora en todo el mundo denominado sistema ARCI (Akashic Record Consultant International). En tiempos más recientes, los Registros Akáshicos se asoman incluso al cine. Tan sólo tenemos que recordar a Eywa, el árbol de la sabiduría que todo lo alberga en la celebrada cinta Avatar como ejemplo de ellos. Así pues, el conocimiento de los Registros Akáshicos se ha ido abriendo paulatinamente paso y ya no es algo reservado a unos pocos. Cada vez hay más personas formadas en técnicas y métodos que ayudan a saber leerlos y acceder a ellos. Eso sí, para hacerlo, se deberán cumplir una serie de requisitos.