Reconocimiento

Divina presencia, pido  que se borren ahora todas las memorias, creencias y viejos programas que me ocasionan insatisfacción, enfermedad, sufrimiento, miedo, depresión o tristeza. Pido perdón por la parte de mí que boicotea mi evolución, desde la raíz y para siempre todas las creencias que me ocasionan limitaciones y carencias de cualquier clase. Pido perdón a los ancestros de mi linaje masculino, y también femenino, en especial a mi madre y a mi padre. Os quiero, os amo, os reconozco como padres, y yo soy reconocida como hija porque libero en mi el dolor de no haber sido mirada/o, valorada/, amada/o como mi corazón hubiera deseado por vosotros. Os doy las gracias por ese aprendizaje y ahora suelto y también libero en vosotros todo el programa de esta memoria que no me permite avanzar, ni disfrutar de la vida.

 

Conecto con mi energía femenina para restablecer mayor equilibrio con mi energía masculina. Os doy las gracias y honro a los hombres y mujeres de mi linaje y decreto que quiero ser la/el última/o de mi estirpe que haya sostenido este peso y desequilibrio para que no traspase a mis hijos, y acepto en ellos que incorporen la energía femenina con todo el honor con la que yo la dejo entrar en mi Ser.

 

Y honrando a ambos, padre y madre, me posiciono delante de vosotros, arrodillada pero mirándoos a los ojos y pidiéndoos que alcéis la cabeza como yo la alzo porque yo os reconozco y soy reconocida como el Ser que os escogió y pido perdón por las veces que he querido huir por no sentir pertenecer a la familia. Ahora mi alma, mi esencia conecta con lo mejor de ambos y me levanto sellando en mi el reconocimiento como SER. Y solicito mi reconocimiento por quien soy, no por lo que hago o construyo. Así vengo a amar a quienes me acompañan y preceden, soltando la exigencia de mi Ser, amándome por cómo y quién soy.Que así sea ahora y por siempre. Gracias padre, gracias madre”.