Sembrando

 

Los tiempos cambian. Hay que expandirse y abrir, hacer cercano y familiar lo que hace nada estaba guardado en círculos cerrados. Es importante Estar en sitios Sagrados, pero aún lo es más hacer de cualquier lugar cotidiano un lugar Sanador.

Como hacedora y creadora del nuevo cambio de conciencia intento llevar esa energía y semilla allá donde se me convoca. De forma que lo que importa es la esencia por lo que no es prioritaria la grandiosidad del evento, sino la calidad de humanidad de éste. No importa la cantidad de asistentes sino la calidad de corazón de los mismos.

Una ciudad, un pueblo, un camping, la playa, una casa particular, un centro de terapias, una escuela, un hospital, un parque…ya tiene una energía de sanación y de corazón por el mero hecho de que haya una persona adulta o menor que sienta que hay que estar allí para compartir.